Inicio

  A veces, cuando un adulto o un adolescente pide consulta es porque algo se ha trastocado y de ello surgen diversos afectos que tienen un coste en el día a día. Es en el trabajo en sesión con el terapeuta que la persona puede cambiar algo de su lugar, dejando un campo abierto para que su deseo pueda surgir.

    En el caso del trabajo con niños, los dibujos y los juegos cobran un valor semejante al de las palabras de los adultos y a partir de ellos el niño puede elaborar algo de lo que a él le preocupa y seguir adelante.

    Francisco José Santos Garrido. Terapeuta. Licenciado en Pedagogía, colegiado en el Colegio de Pedagogos de Madrid nº 47.075